Por segunda vez salimos en auto a recorrer los volcanes de Chile con Nacho. En esta oportunidad voy a conocer a un nuevo amigos y compañero de viaje: Santiago (santi).

Villarica

Esta vez, a diferencia de como dice el dicho popular: la tercera no fue la vencida. Para el día el pronóstico anunciaba algunas nevadas por la tarde. Y que durante el día estaría algo cubierto de nubes y sin precipitación. El anuncio fue casi exacto, solo que la nevada se adelantó unas horas y nos agarró a unos 300 metros de la cumbre. Así que al mal tiempo, buena cara!

buena cara

Llaima

Un montañon que me permitió seguir descubriendome en mi fragilidad. Las condiciones del clima no eran ideales pero no estaban mal, solo algo nublado. La pendiente del llaima era una combinación de hielo y costra, algo muy difícil de esquiar para mi nivel. Dado que es un desnivel considerable (unos 1600 metros), preferí darme al vuelta unos 400 metros antes de la cumbre (en el hombro somital, que es donde empieza la parte más exigente) y guardarme la piernas para el descenso.

llaima

Para la próxima: mejorar el nivel de esquí y entrenar más la fuerza de piernas y la resistencia.

Lonquimay

En el Lonquimay nos regalamos desayunar un café con leche en el centro de esquí y subir hasta la última aerosilla. De ahi,  nos queda algó así como 300 metros por la arista final.

IMG_2151Para llegar a una vista increíble:

lonquimay wide

Contagiar...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone